EL MUNDO. 14.04.17 – Open Camp, olimpismo en Montjuïc

ALEJANDRO MENDOZA | Barcelona

Alegre y abierta. Moderna y olímpica. Barcelona se hizo mayor con sus Juegos en 1992. La ciudad cedió la montaña de Montjuïc al cosmopolitismo de los cinco anillos y se gustó entre focos y protagonismo. 25 años después, su legado, ignorado por el ajetreo diario, trata de resurgir en las mismas instalaciones que en su día acogieron a los mejores deportistas del mundo. Cansado de ser pasado, el Anillo Olímpico ve ahora en el Open Camp una ventana para la redención.

Recién estrenada su segunda temporada, el primer parque temático deportivo del mundo ha vuelto a colocar la diversión y el vivir experiencias junto a la palabra museo en el estadio olímpico Lluís Companys. Eso es el Open Camp, la confluencia del deporte, tecnología y la innovación en unas instalaciones icónicas. Ya sea en el césped, en la pista de atletismo, en las gradas o en las entrañas del campo, más de 20 actividades buscan que los visitantes gocen de su minuto de gloria y se sientan por un día en la élite.

Acercarse al estadio, aunque el esplendor de antaño se haya deslucido, evoca trascendencia. Sin querer caer en la megalomanía estéril, al borde de perder su color por la voracidad del sol como ya presagia la grada, las instalaciones se han conservado decentemente en comparación con las de otras ciudades olímpicas como Atenas o Río. Pero un recinto así sin deporte es como unos Juegos sin medallas, como unos churros sin chocolate. Incompleto, ávido de acción.

El Open Camp ha abierto Montjuïc a su ciudad. Los visitantes pueden ahora entrar al estadio gratis -hasta la apertura del parque estaba cerrado- y admirar el pebetero desde dentro. O imaginar que la familia que corre por las calles de atletismo en su día era Fermín Cacho con su oro en los 1.500 metros.

Los más atrevidos, ya con su entrada abonada, se amarrarán las deportivas para probar su marca en los 100 metros o vivir qué se siente al anotar un gol por la escuadra y verse en los videomarcadores cual estrella mundial. Y si se quiere menos épica y más tecnología, también se puede pasar a competir contra los amigos en un ring gracias a un simulador de boxeo o lanzar a canasta como aquel Dream Team de Michael Jordan, Larry Bird y Magic Johnson en la primera pista de baloncesto interactiva de Europa.

Pero no todo es sudar en el Open Camp. Y no por ello merma el entretenimiento. Los usuarios pueden aprender a disparar en la galería de tiro olímpico o apuntar a la diana con un arco y sus flechas. Ya en la tribuna, aflorarán la emoción y los gallos al narrar los goles más célebres para la radio o disputar una siempre tensa partida a los e-sports. Los simuladores de MotoGP también se salen de la tónica olímpica, pero no todos los días se tiene la oportunidad de tocar rodilla con la moto desafiando a la gravedad. Además, la entrada al parque incluye la visita al Museo Olímpico, así como el primer cine deportivo, con multitud de proyecciones.

El proyecto se comenzó a gestar en 2013 y tras una inversión privada de 7 millones de euros y más de un titubeo, el Open Camp abrió en junio de 2016. Tras no alcanzar sus previsiones de público e ingresos, la nueva temporada se ha iniciado con una ampliación de capital previo concurso de acreedores, pero con mejores augurios que el año anterior. Prevén recibir 1,3 millones de visitantes -total de personas que acuden al recinto-, una media diaria de 4.500 personas, de las cuales unas serían 800 usuarios efectivos.

Barcelona es ciudad olímpica. El olvido quiso situar un “fue” en la anterior frase. Pero el Open Camp ha vuelto a encender la llama que nunca debió apagarse en la falda de Montjuïc.

About the Author

By opencampv2 / Administrator on Jun 16, 2017

EL MUNDO. 14.04.17 – Open Camp, olimpismo en Montjuïc

ALEJANDRO MENDOZA | Barcelona

Alegre y abierta. Moderna y olímpica. Barcelona se hizo mayor con sus Juegos en 1992. La ciudad cedió la montaña de Montjuïc al cosmopolitismo de los cinco anillos y se gustó entre focos y protagonismo. 25 años después, su legado, ignorado por el ajetreo diario, trata de resurgir en las mismas instalaciones que en su día acogieron a los mejores deportistas del mundo. Cansado de ser pasado, el Anillo Olímpico ve ahora en el Open Camp una ventana para la redención.

Recién estrenada su segunda temporada, el primer parque temático deportivo del mundo ha vuelto a colocar la diversión y el vivir experiencias junto a la palabra museo en el estadio olímpico Lluís Companys. Eso es el Open Camp, la confluencia del deporte, tecnología y la innovación en unas instalaciones icónicas. Ya sea en el césped, en la pista de atletismo, en las gradas o en las entrañas del campo, más de 20 actividades buscan que los visitantes gocen de su minuto de gloria y se sientan por un día en la élite.

Acercarse al estadio, aunque el esplendor de antaño se haya deslucido, evoca trascendencia. Sin querer caer en la megalomanía estéril, al borde de perder su color por la voracidad del sol como ya presagia la grada, las instalaciones se han conservado decentemente en comparación con las de otras ciudades olímpicas como Atenas o Río. Pero un recinto así sin deporte es como unos Juegos sin medallas, como unos churros sin chocolate. Incompleto, ávido de acción.

El Open Camp ha abierto Montjuïc a su ciudad. Los visitantes pueden ahora entrar al estadio gratis -hasta la apertura del parque estaba cerrado- y admirar el pebetero desde dentro. O imaginar que la familia que corre por las calles de atletismo en su día era Fermín Cacho con su oro en los 1.500 metros.

Los más atrevidos, ya con su entrada abonada, se amarrarán las deportivas para probar su marca en los 100 metros o vivir qué se siente al anotar un gol por la escuadra y verse en los videomarcadores cual estrella mundial. Y si se quiere menos épica y más tecnología, también se puede pasar a competir contra los amigos en un ring gracias a un simulador de boxeo o lanzar a canasta como aquel Dream Team de Michael Jordan, Larry Bird y Magic Johnson en la primera pista de baloncesto interactiva de Europa.

Pero no todo es sudar en el Open Camp. Y no por ello merma el entretenimiento. Los usuarios pueden aprender a disparar en la galería de tiro olímpico o apuntar a la diana con un arco y sus flechas. Ya en la tribuna, aflorarán la emoción y los gallos al narrar los goles más célebres para la radio o disputar una siempre tensa partida a los e-sports. Los simuladores de MotoGP también se salen de la tónica olímpica, pero no todos los días se tiene la oportunidad de tocar rodilla con la moto desafiando a la gravedad. Además, la entrada al parque incluye la visita al Museo Olímpico, así como el primer cine deportivo, con multitud de proyecciones.

El proyecto se comenzó a gestar en 2013 y tras una inversión privada de 7 millones de euros y más de un titubeo, el Open Camp abrió en junio de 2016. Tras no alcanzar sus previsiones de público e ingresos, la nueva temporada se ha iniciado con una ampliación de capital previo concurso de acreedores, pero con mejores augurios que el año anterior. Prevén recibir 1,3 millones de visitantes -total de personas que acuden al recinto-, una media diaria de 4.500 personas, de las cuales unas serían 800 usuarios efectivos.

Barcelona es ciudad olímpica. El olvido quiso situar un “fue” en la anterior frase. Pero el Open Camp ha vuelto a encender la llama que nunca debió apagarse en la falda de Montjuïc.

About the Author

By opencampv2 / Administrator on Abr 14, 2017

TEMPORALMENT EL PARC DE L'ESPORT OPEN CAMP, TANCA LES SEVES PORTES AL PÚBLIC GENERAL

Per a consultes sobre el calendari o horaris del parc, contacteu-nos a: info@opencamp.info o al telèfon 933270600.

Si sou més de 25 amics podeu reservar l’OPEN MATCH, un partit de futbol únic a l’Estadi Olímpic! I si sou un grup de més de 50 persones podreu viure l’experiència OPEN OLYMPIC. Feu la vostra reserva a: events@opencamp.info


TEMPORALMENTE EL PARQUE TEMÁTICO DEL DEPORTE OPEN CAMP, CIERRA SUS PUERTAS AL PÚBLICO GENERAL

Para consultas sobre calendario o horarios del parque podéis contactarnos a info@opencamp.info o al teléfono 933270600.

¡Si sois más de 25 amigos podéis reservar el OPEN MATCH, un partido de futbol único en el Estadio Olímpico! Y si sois más de 50 personas podéis vivir la experiencia OPEN OLYMPIC. Podéis hacer vuestra reserva a: events@opencamp.info